La Confederación de Comercio de Castilla-La Mancha manifiesta su preocupación ante la negativa del Congreso de recuperar los periodos regulados de rebajas

TIEMPO DE LECTURA:

2 min.

COMPARTIR:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La Confederación Regional de Comercio de Castilla-La Mancha muestra su disconformidad y lamenta profundamente que el Pleno del Congreso de los Diputados haya rechazado la proposición de ley impulsada por el Parlamento Balear para recuperar la regulación de la temporada de rebajas previa a su liberalización en 2012, y, que dejó en manos de cada comerciante la fijación de la fecha de inicio y duración de las antedichas.

Desde la Confederación de Comercio de Castilla-La Mancha, se quiere poner de relieve la importancia de volver a los períodos de rebajas “tradicionales, para recuperar el impacto positivo de dicha actuación sobre el consumo y así equilibrar las desventajas a las que deben hacer frente las pequeñas y medianas empresas castellano manchegas frente a otros formatos de distribución como el comercio “online”, además de salvaguardar las estructuras del comercio de proximidad.

Con esta negativa del Congreso sobre la mesa, a los pequeños comercios de Castilla-La Mancha no les queda más opción que adherirse a la fiebre de descuentos (Black Friday, Cyber Monday, Día del Soltero,…) para no perder ventas frente a otros formatos digitales, ya que su margen de rebajar los precios es menor en comparación con las grandes superficies.

La Confederación de Comercio de Castilla-La Mancha incide en la necesidad de volver a los períodos de rebajas reconducidos a dos temporadas anuales, una a principios de año y otra coincidiendo con el período estival de vacaciones, con una duración acotada de una semana como mínimo y dos meses como máximo a elección de cada comerciante, dentro del régimen jurídico que debiera fijarse en la Región castellano manchega.

La presidenta de la Confederación de Comercio de Castilla-La Mancha quiere mostrar su apoyo a todos los comerciantes y pide que se otorguen ayudas directas a un sector que no sólo se está viendo perjudicado por esta materia sino también por los efectos tan devastadores que está dejando la crisis sanitaria ocasionada por el Covid-19.

Con todo ello, la Confederación de Comercio castellano manchega recuerda que pone a disposición de todos los empresarios y autónomos del sector, los medios técnicos y humanos que necesiten, así como las actuaciones de acompañamiento y asesoramiento individualizado para solventar cualquier duda o cuestión ante la nueva coyuntura económica, la cual está ocasionando altos niveles de desasosiego e incertidumbre en los comerciantes de Castilla-La Mancha.