¿Cómo diseño, planifico y evalúo la formación?

Tal y como figura en esta imagen, una vez identificadas las necesidades formativas y definidas las competencias a desarrollar mediante la formación, cabe definir los objetivos generales y específicos del Plan de Formación.

Identificación de las necesidades formativas

Diferencia entre cómo se desempeña el trabajo y cómo debería ser ese desempeño para ganar en eficacia y eficiencia en la empresa.

CAUSAS TIPOS
Previsión de cambios en la empresa que se deberán afrontar para mantener el nivel de producción y/o rentabilidad. Surgen del análisis de los cambios que deberá afrontar la empresa. Tanto a nivel interno, como por ejemplo la introducción de nueva maquinaria, como externo, por ejemplo, cambios legales que afectan a la empresa.
Carencias en la forma de realizar el trabajo. Carencias percibidas mediante la definición de las funciones del puesto de trabajo o la evaluación al desempeño de los trabajadores.

Determinación de las competencias a desarrollar

Refleja los conocimientos, habilidades, y actitudes necesarias para el desarrollo de las funciones del puesto de trabajo de manera correcta.

Las competencias señaladas establecerán el nivel de cualificación que se desea que posean los trabajadores.

Fuente: Fundación Tripartita para la Formación en el Empleo (FUNDAE).

Por tanto, una vez definidas las necesidades formativas y las competencias profesionales necesarias a desarrollar por los trabajadores, pasaremos a las fases de diseño, planificación y evaluación de la formación.

En primer lugar, para diseñar el Plan de Formación se deben definir los objetivos generales y específicos del Plan, a fin de convertir las necesidades formativas detectadas en metas, a las que se pretende llegar con la impartición de las acciones formativas.

En segundo lugar, se deberán analizar los recursos disponibles (internos y/o externos a la empresa) para impartir la formación, con el objetivo de programar las acciones formativas acordes a las necesidades y recursos.

Con toda esta información, en tercer lugar se debe definir los programas de formación de cada una de las acciones formativas; para los que se planificará un cronograma de inicio/fin de cada curso, ajustado siempre a la disponibilidad de los trabajadores y de la empresa.

En cuarto lugar, se debe elaborar el presupuesto económico, que contemple todos los gastos que supone para la empresa la realización de la formación, y por tanto, la viabilidad económica de impartir el Plan de Formación.

Finalmente, se deben definir las herramientas de seguimiento y evaluación del Plan de Formación, a fin de controlar las acciones formativas que se imparten y la consecución y/o cumplimiento de los objetivos de formación marcados.

Por tanto, como resumen la persona encargada de diseñar el Plan de Formación, debe tomar una serie de decisiones que posibiliten la organización de:

  • La definición de los objetivos formativos para la adquisición de las competencias necesarias para los trabajadores.
  • Los recursos necesarios para la realización de la formación.
  • El diseño y la planificación de los programas de formación y las acciones formativas concretas a impartir a los trabajadores.
  • El cronograma de las acciones formativas.
  • El diseño del presupuesto económico.
  • Las herramientas de seguimiento y evaluación del Plan de Formación.
Seguidamente se muestran las Fases a seguir para diseñar, planificar y evaluar el Plan de Formación en la empresa:

1. Objetivos de la formación

2. Recursos necesarios para el diseño del Plan de Formación

3. Diseño de los programas formativos

4. Cronograma de las acciones formativas

5. Diseño del presupuesto económico

6. Seguimiento y evaluación del Plan de Formación

7. Esquema resumen del Plan de Formación