Empresarias que inspiran IV

  • Categoría de la entrada:Igualdad
800X533

TIEMPO DE LECTURA:

7 min.

COMPARTIR:

Desde CECAM CEOE-CEPYME, y sus Organizaciones integradas (FEDA, FECIR, CEOE-CEPYME Cuenca, CEOE-CEPYME Guadalajara y FEDETO), llevamos más de 40 años poniendo en valor el papel de los empresarios y empresarias de nuestra región y su importante contribución al desarrollo regional.

Ahora, con motivo de la celebración del Día Internacional de la Mujer, queremos acercarte a algunos de los grandes ejemplos de empresarias con que contamos en nuestra región, a través de la campaña “Empresarias que inspiran”.

¡Inspírate con las historias de nuestras empresarias!

María Ángeles López-Exojo Simarro

Soy Mª Ángeles López-Exojo, propietaria de Exojo, S.L., junto con mis dos socias y hermanas.

Ubicados en La Roda (Albacete), somos una empresa familiar con más de 50 años de experiencia. Nuestra especialidad es la fabricación y esmaltación de conductos de evacuación de humos para estufas y sistemas de chimeneas. A lo largo de estos años hemos conseguido una posición sólida en el mercado doméstico, ya que nuestras líneas de productos están especialmente diseñadas para instalaciones que utilizan biomasa como fuente de energía.

 

Es dirigir y gestionar un negocio con pasión, motivación, constancia y sacrificio. Estar dispuesta a asumir riesgos y ser muy consciente de que en el camino habrá situaciones muy difíciles de afrontar, para ello es fundamental tener la mente abierta a nuevas ideas, reinventarse, ser creativa, enfrentarse a la vida con valor y lograr lo que te propones. Mantener la motivación y seguir adelante incluso cuando las cosas se ponen difíciles.

La empresa que gestionamos hoy día dista mucho del taller que fundó mi padre en el centro de la población. En 2014 tomamos la decisión de transformarnos en industria y apostamos por un proyecto de inversión y modernización para ampliar cuota de mercado y conseguir una posición competitiva. Llevarlo a cabo es mi motivación, asumir el liderazgo con responsabilidad y compromiso implica una gran dedicación, pero es muy gratificante cumplir objetivos, disfrutar de cada pequeño logro y compartirlo con las personas que forman parte de la empresa.

Mi lema es “hacer que las cosas pasen”, es cierto que a veces no es posible cumplirlo, aun así, de cada fracaso o experiencia negativa aprendo. Mi actitud positiva me ayuda a superar los días grises, cada día es una oportunidad de adquirir nuevos conocimientos y habilidades.

Principalmente me motiva el hecho de que EXOJO sea reconocida dentro del sector como un referente al que se respeta y valora, gracias a la buena gestión y trabajo realizado por un equipo muy comprometido, me motiva cada cliente satisfecho, me motiva un nuevo proyecto y también me motiva equivocarme porque eso me mantiene alerta.

Varias… la primera de ellas es compaginar ser madre y empresaria, ambos papeles implican dedicación completa, amor y una gran responsabilidad, a veces siento que es imposible desempeñar al cien por cien los dos roles.

Por otro lado, cuando yo empecé a trabajar en la empresa, mi padre era el jefe y como en la mayoría de las empresas familiares resulta complicado encontrar tu lugar y recibir orientación, a menudo se asume que como miembro de la familia ya tienes un conocimiento inherente del negocio. Así que tuve que aprender de manera autodidacta, rotando por los distintos departamentos para poder tener una visión más completa del funcionamiento y conexión entre cada uno de ellos. Pasar de la comodidad de realizar una tarea a aprender otra distinta supuso para mí un desafío pues me obligaba a adaptarme constantemente. Mirando hacia atrás reconozco que es el mejor camino para crecer, tener una visión completa del negocio y encontrar mi sitio.

Les diría que crean en sí mismas, que sean valientes ya que no son pocos los retos a los que tenemos que enfrentarnos diariamente, pero con perseverancia, pasión y determinación, podremos lograr cualquier cosa que nos propongamos. Que se rodeen de un equipo comprometido y alienado con sus valores, así podrán delegar funciones y poner el foco en lo prioritario.

Considero muy importante la formación, estar actualizado es fundamental en el mundo empresarial, constantemente estamos aprendiendo y desaprendiendo. Buscar en las instituciones y organismos información y apoyo financiero para llevar a cabo sus proyectos.

Por último, que miren a su alrededor. Están rodeadas de mujeres fuertes: madres, abuelas, hermanas, amigas… detrás de muchas de ellas seguro que hay una historia de superación. Somos fuertes por naturaleza, pero también somos sensibles, por eso necesitamos compartir sentimientos con las personas que nos quieren, aprender a gestionar nuestras emociones, reír, llorar, permitirnos tiempo para nosotras y realizar alguna actividad que nos haga felices y nos ayude a desconectar, para poder empezar cada nuevo día siendo nuestra mejor versión.

Marta Garrido Parejo

Soy Marta Garrido Parejo, Consejera y Directora de Informática de Symaga. 

Nos dedicamos al diseño, fabricación y comercialización de silos de acero galvanizado destinados al almacenamiento de grano, también fabricamos depósitos de agua y sistemas de distribución de pienso. Como empresa familiar tenemos unos valores muy afianzados que nos ha transmitido nuestro padre, Alfonso Garrido, y que esperamos mantener para las próximas generaciones: la responsabilidad, el compromiso, la humildad, la confianza y la fiabilidad nos han conducido hacia una mejora continua del proceso de producción y del producto.  Desde pequeña he estado involucrada en Symaga. Durante las vacaciones trabaja en los departamentos de Administración, Logística y Producción lo que me ha ayudado a tener una visión global del funcionamiento de la empresa. En los últimos años lidero el proyecto de Transformación Digital que culmina con la implantación de los sistemas SGA y MES, el paso a la industria 4.0. Desde el 2022 formo parte del pleno de la Cámara de Comercio de Ciudad Real.

Ser empresaria significa asumir la responsabilidad de tomar decisiones, enfrentarse a desafíos constantes internos y externos, trabajar en el día a día con un fuerte compromiso con el futuro de la empresa.

Me motiva contribuir al desarrollo económico y social. El desafío constante de nuevos retos, aprender y crecer tanto a nivel personal como profesional. Es muy motivador ver los avances que hace la empresa. Desde el 2001, año en el que me incorporé, hasta la fecha hemos duplicado la capacidad de producción, se ha triplicado el número de empleados y la facturación se ha multiplicado por 9. Ver este crecimiento continuo es un impulso para el presente y para el futuro.

Es difícil adaptarse a los imprevistos que van surgiendo en el mercado, sobre todo en un contexto internacional global tan inestable como el que tenemos en los últimos años donde se suceden las crisis como la duplicidad del precio del acero, principal materia prima de los silos y depósitos, las grandes variaciones en el coste de la logística, los conflictos, que obligan a redirigir la estrategia comercial. Por supuesto, en el día a día surgen momentos difíciles que afectan profesional y personalmente.

El mismo que le diría a los hombre y niños.  Es un reto que exige un gran esfuerzo pero que tiene una gran recompensa. Hay que enfrentarse a desafíos, trabajar constantemente y estar en continua formación.

Ana María Valladolid Lucas

Soy Ana Valladolid, gerente de Rubiocar, empresa dedicada al transporte de viajeros por carretera. Realizamos tanto viajes nacionales como internacionales, rutas escolares, rutas de empresas y funcionariado, líneas regulares y transporte a demanda en las zonas despobladas. Llevo más de 30 años al frente de este negocio familiar. Durante este tiempo hemos ido adaptándonos a los cambios, a la sociedad y sus diferentes formas de ver la movilidad en transporte público y también a las dificultades que tiene gestionar una empresa de estas características en una de las zonas más despobladas de España. En estos años hemos conseguido expandirnos tanto a nivel empresa, adquiriendo otras competidoras del sector (hoy que contamos con una flota aproximada de unos 200 vehículos y superamos los 200 trabajadores), como a nivel geográfico estableciendo nuestras bases en diferentes ciudades aparte de nuestra base principal en Villares del Saz como Cuenca, Tarancón, Toledo, Ocaña y Madrid.

En primer lugar significa responsabilidad. Responsabilidad por levantarnos cada día, mantener el nivel de entrega y mantener tanto a los trabajadores como a los clientes que confían en nosotros. Muchos de ellos llevan más de 30 años trabajando con nuestra empresa, es algo de lo que nos sentimos profundamente orgullosos. Significa también tener iniciativa y arriesgar. Durante estos años ha habido muchas situaciones en las que hemos apostado por lo nuestro, por avanzar y prosperar. Y lo hemos conseguido con mucho sacrificio pero también con ilusión. 

Aparte de ver crecer la empresa que hemos creado desde cero, el hecho de poder ver evolucionar a la gente de mi alrededor y ver que, remando todos a una, podemos conseguir  los objetivos que se propone la empresa para seguir avanzando. Y por supuesto, en nuestro caso, nos enorgullece y motiva ver nuestros vehículos recorriendo nuestra geografía y saliendo más allá de nuestras fronteras, transportando a varias generaciones a la lo largo delos años. Que alguien conocido te llame diciéndote: «He visto un Rubiocar en París», es algo que siempre motiva.

A lo largo de los años han sido muy diferentes las dificultades encontradas en el camino:

Al principio había que demostrar quien éramos y demostrar nuestras capacidades, posteriormente hacer frente a diferentes crisis, la última provocada  por el COVID, la que más golpeó a  nuestro sector y actualmente una de las grandes dificultades tienen que ver con la falta de personal cualificado para los puestos de conductor, especialmente para las bases más próximas a las zonas despobladas.

Que no tengan miedo a arriesgarse si tienen claro que quieren ser empresarias. Que con esfuerzo, sacrificio y ganas, tendrán el éxito totalmente asegurado. El camino a veces será difícil pero merecerá la pena.

Katherina Koutsourais Marcos

Mi nombre es Katherina Koutsourais Marcos, soy licenciada en Administración y Dirección de Empresas y Publicidad & Marketing por ICADE. Mi empresa es una agencia de comunicación y publicidad y arquitectura efímera (escenografía, eventos, congresos, etc.)

Para mí ser empresaria es la capacidad de poder equivocarte y acertar por uno mismo, es formar equipo con tu gente, es aprender todos los días, es una ilusión que crece con los años. Una ilusión que, en mi caso, ya tiene 30 años que han pasado demasiado rápido. Ser empresaria es motivador los 365 días del año.

Los retos diarios; la ilusión de emprender y seguir emprendiendo, esto nunca acaba;

la decisión y la responsabilidad.

Como podéis imaginar, en los más de 30 años que llevo de empresaria me he encontrado con muchas dificultades, y de diferentes tipos, que han ido cambiando con los años. Fácil, lo que se dice fácil, no fue (mujer, 28 años, llevando el área comercial y de montaje de la empresa…). Mover una empresa no es sencillo, en algunos momentos te puede la soledad ante esas dificultades. Menos mal que existen las federaciones y confederaciones que siempre me acompañaron en el camino y fueron ayuda y soporte vital para mí y mi empresa.

Uno de los peores momentos de una empresaria es enfrentarte a una crisis, como la que vivimos en 2008, donde no tienes más remedio que despedir a gente, no por su capacidad de trabajar sino porque te resulta imposible encontrar mercado para mantenerlos. Fueron momentos muy duros en los que me arriesgué y volví a invertir en mi empresa. La financiación unida al trabajo, seriedad, constancia, rodearte de un equipo impecable, hacer lo que más te gusta y por supuesto a una buena dosis de resiliencia: Soluciona y Funciona.

¡Qué emprender es la pera! Que por pequeña que sea tu empresa, ser cabeza de ratón y poder decidir es mucho. Que la satisfacción de poner en práctica tu idea, tu proyecto y hacerlo realidad es ilusionante. Que formar equipo y ver que ellos son una parte de ti es gratificante. En definitiva… ¡¡¡Emprender se puede!!!

 

Somos un país formado de pequeñas y medianas empresas, somos el motor de una playa inmensa en la que tú pondrás tu propia arena. Ánimo cree en ti y practica la resiliencia, será tu capacidad de emprender y te ayudará a ser más feliz. 

 

Si quieres…PUEDES.

Cristina de Lucas

Soy Cristina de Lucas y soy directora y gerente de nuestra empresa familiar con 42 años de antigüedad. Grupo lino, comenzó con mi padre y le cogimos el relevo mis dos hermanos Mario y bibiana y yo

Para mi ser empresaria significa tener mucha responsabilidad, tanto para dar un buen servicio a los clientes, para pagar a los trabajadores, tener buen producto, pagar impuestos y proveedores etc.

Me motiva tener un reto diario y un crecimiento personal. No son tiempos fáciles para la empresa por eso cada día es una aventura

Las dificultades por ser mujer han sido muy puntuales y no han sido importantes, mi familia siempre me ha respaldado dejándome me sitio y me he sentido muy abrigada. Las dificultades se presenta a nivel de empresa por tener q gestionar las continuas subidas de precio de materia prima, limitaciones, licencias….

Es difícil explicar a alguien que quiera emprender como es la vida de las pequeñas empresas pero les diría q si tienen un sueño q intenten hacerlo realidad, siendo valientes xq el camino no es fácil y a ratos muy duro pero con esfuerzo verán sus frutos haciendo de equipo y clientes su familia

Tamara Barba Fernández

Soy Tamara Barba Fernández gerente de la empresa Infribar ubicada en Ciudad Real. Nos dedicamos desde hace más de 30 años a las instalaciones de refrigeración industrial y aunque en menor medida también realizamos trabajos de climatización. Trabajamos con diferentes sectores como pueden ser fábricas, supermercados, secaderos, edificios…                                                   

Somos una empresa familiar en la que el objetivo de todo el equipo humano es realizar instalaciones de calidad y con seguridad.

Para mí la mejor palabra que puede definir ser empresaria es valiente, ya que tienes que luchar todos los días para mantener tu negocio. Por otro lado te permite poder tener la libertad de decisión de crear y desarrollar los proyectos que  tienes en mente  para ofrecerlo al mercado.

Al venir de una empresa familiar y verlo desde pequeña esa motivación de crear y de responsabilidad siempre estuvo presente. El poder conseguir tener un equipo de trabajo que piensa igual que tú, te ayuda mucho para motivarte día a día y querer seguir trabajando y avanzando.

El cambio de gerencia en la empresa familiar supusó el primer desafío ya que no siempre es fácil el  tener ideas diferentes a las ya establecidas y exponerlas al equipo humano de la empresa.

Que luchen sin ninguna duda por sus metas y sueños y aunque  el camino no siempre sea sencillo, merece mucho la pena llegar a conseguirlo. Lo más importante es la resiliencia y la adaptación a los continuos cambios.