El IPC de junio refleja una contención en el ritmo de crecimiento de los precios

TIEMPO DE LECTURA:

2 min.

COMPARTIR:

El Índice de Precios al Consumo (IPC) de Castilla-La Mancha publicado hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE) registra un crecimiento de un 0,6 por ciento, mientras el IPC en tasa interanual modera su crecimiento hasta el 1,2 por ciento.

El secretario general de CECAM, Mario Fernández, ha señalado que en estos datos “se observa una contención en el ritmo de crecimiento de los precios”. En este sentido ha destacado que “en Castilla-La Mancha, en lo que a la tasa interanual se refiere, es la segunda comunidad autónoma donde menos crecen los precios en los últimos doce meses”.

En cuanto al menor crecimiento de los precios por grupos, el secretario general de CECAM apunta que “si bien este descenso se debe, en su mayor parte, a los precios de los carburantes y la energía, sí es destacable, y así se puede ver en el desglose a nivel nacional, que se produce una variación negativa, es decir, que bajan los precios en otros grupos de alimentos como los cereales, productos lácteos, las legumbres o hortalizas frescas o diferentes epígrafes del sector textil”.

Este, por tanto, añade, “es un dato positivo debido a la tendencia de incremento de los precios que veníamos experimentando desde el año 2021. Especialmente, si los comparamos con el IPC a nivel nacional, ya que nuestra región venía sufriendo desde hace meses incrementos de los precios por encima de los datos nacionales, mientras que ahora se produce una contención en esta subida”. “De hecho, ahora mismo, en datos de inflación interanual nuestra región está por debajo en 7 décimas respecto a la inflación nacional”. Esto, unido a un menor crecimiento de la inflación subyacente, que registra un dato del 5,9%, dato que no se experimentaba desde mediados del 2022, confirma la moderación en el crecimiento de los precios.

De cara al futuro, “habrá que ver si esta tendencia se sigue consolidando en los próximos meses para cerrar con un registro sensiblemente menor a años anteriores, y por otro lado, que tenga su repercusión en las políticas del BCE de cara a una posible relajación de las medidas de contención de precios establecidas a través de las subidas de los tipos de interés y eso estimule la inversión en las empresas y alivie al mismo tiempo la presión de las familias en sus hipotecas”.