El aplazamiento del pago de tributos autonómicos es una de las demandas urgentes e imprescindibles que ha pedido CECAM desde el inicio de la crisis

TIEMPO DE LECTURA:

2 min.

COMPARTIR:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La Confederación señala que adicionalmente se deben adoptar más medidas de apoyo a la actividad de pymes y autónomos

A la espera de conocer los detalles de la medida aprobada hoy por el Consejo de Gobierno de Castilla-La Mancha sobre la prórroga hasta que finalice el estado de alarma del cobro de los tributos por parte de la Administración regional, la Confederación Regional de Empresarios considera que esta medida “era imprescindible para dar un poco de oxígeno a las empresas, avanza en la dirección adecuada y está alineada con medidas similares que se están adoptando por otras Comunidades Autónomas”.

La exoneración o eventualmente el aplazamiento en el pago de los impuestos autonómicos que deben abonar las empresas, es la primera de una serie de medidas urgentes que desde CECAM llevamos trasladando de forma reiterada al Gobierno regional, desde la primera reunión celebrada para tratar sobre la crisis de la COVID-19 el pasado día 13 de marzo, así como en las reuniones posteriores celebradas con el Ejecutivo regional.

Desde el inicio de esta crisis, CECAM y sus Organizaciones empresariales miembro (FEDA, FECIR, CEOE-CEPYME Cuenca, CEOE-CEPYME Guadalajara y FEDETO) estamos trabajando para que se articulen medidas económicas eficaces que ayuden a las pymes y autónomos a subsistir en esta situación de crisis sanitaria y económica.

Además de una batería de medidas importantes trasladadas hace diez días al Gobierno de España en materia económica, financiera y tributaria, CECAM está trabajando en un conjunto de propuestas a nivel autonómico, alineadas con las que están adoptando otras regiones españolas, y que se distribuirían en torno a cuatro ejes que consideramos esenciales en estos momentos: medidas tributarias y de fiscalidad, de financiación, de fomento empresarial y de apoyo a los autónomos.

Confiamos en que esta medida sea un primer paso y se sigan teniendo en cuenta las demandas de las Organizaciones empresariales para que, cuanto antes, se implementen medidas destinadas a evitar la desaparición del tejido productivo del país, evitando así una crisis aún más profunda.

Las empresas respaldan y respetan las medidas sanitarias adoptadas con el propósito de contribuir a solventar la crisis de la COVID-19 y consideran que lo más importante es ese objetivo, pero recuerdan que la supervivencia de las empresas es imprescindible para garantizar la recuperación económica y del empleo que también va a necesitar nuestro país.