CECAM muestra preocupación ante la pérdida de dinamismo de la actividad y los mayores costes para las empresas

TIEMPO DE LECTURA:

2 min.

COMPARTIR:

El secretario general de la Confederación Regional de Empresarios de Castilla-La Mancha, CECAM CEOE-CEPYME C-LM, Mario Fernández, ha valorado hoy el aumento en 933 personas desempleadas en noviembre en Castilla-La Mancha, un 0,69 por ciento más respecto al mes anterior, como “un incremento de por sí negativo, si bien el crecimiento del número de parados ha sido menor que el registrado en este mes en años anteriores”. Los datos de afiliación, asimismo, han sido positivos, con una subida de casi 1.500 personas afiliadas en nuestra región.

El secretario general de CECAM ha destacado que “se trata del quinto mes consecutivo en el que crece la cifra de desempleados en nuestra región, y por lo tanto esto nos habla de una tendencia que no es positiva”. En este sentido, pide estar atentos a la evolución del paro durante los próximos meses, ya que los datos apuntan a una ralentización en el ritmo de creación de empleo, debido a las cargas y los incrementos de los costes, que ponen a las empresas en una situación “muy complicada”.  

El secretario general de CECAM apuntaba además que, para poder tener una radiografía más certera de la situación del mercado de trabajo, se hace necesario conocer los datos de los contratos fijos discontinuos.

A esto se suma en estos momentos la incertidumbre en el plano nacional e internacional y las perspectivas económicas para 2024, que añadía Mario Fernández, “tampoco son positivas”, por lo que, ante un escenario tan incierto, con signos incluso de debilitamiento económico, debemos seguir insistiendo en la importancia de generar una mayor seguridad jurídica, que impulse las inversiones y refuerce la confianza empresarial.

Desde CECAM se insta a impulsar la actividad económica y el crecimiento y la creación de empleo de forma sostenida, ayudando a las empresas y trabajadores en el contexto de incertidumbre actual, evitando rigideces e incremento de costes para las empresas, que podrían lastrar el ya amenazado ritmo de creación de empleo.