Los concesionarios de Castilla-La Mancha pierden casi un 27 por ciento de su actividad en 2020

TIEMPO DE LECTURA:

2 min.

COMPARTIR:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La Federación Regional de Empresarios de Automoción de Castilla-La Mancha ha valorado negativamente el pasado año 2020, en el que este sector llegó a perder el 26,7 por ciento de su actividad debido a la crisis económica y sanitaria ocasionada por el COVID-19.

Más concretamente, el sector de la distribución oficial en nuestra región finalizó el 2020 con una reducción significativa en su facturación, de 1.310 millones de euros frente a los 1.788 del año 2019. Esto se traduce en una disminución de los concesionarios oficiales en Castilla-La Mancha, pasando de los 104 concesionarios que había en 2019 a 98 concesionarios en 2020, que dan empleo a 4.479 personas. A nivel nacional, los concesionarios perdieron en 2020 el 19 por ciento de su negocio.

En cuanto a las áreas de negocio, la más perjudicada fue la de vehículo usado, con una caída en su facturación de casi el 40%. De la misma forma, la facturación del vehículo nuevo cayó un 23,7%.

Desde la Federación Regional de Asociaciones de Empresarios de Automoción de Castilla-La Mancha se quiere recordar la importancia del servicio prestado en estos establecimientos y la garantía de ofrecer unas condiciones de seguridad en los mismos hacia sus clientes, tanto en la adquisición de vehículos como en la reparación de los mismos.

La Federación Regional Automoción apuesta por un plan que impulse al sector y pide medidas claras y concretas al Gobierno y a las distintas Administraciones, medidas que sean fáciles de aplicar, sin letra pequeña, que permitan generar un sentimiento de confianza en los ciudadanos, tan necesario en estos momentos.

Además, se debe hacer hincapié en que las ventas de coches suponen un barómetro para valorar la situación económica de un país y de una región como es la castellanomanchega. De lo que pase hasta junio dependerá en gran medida que esta crisis coyuntural no se convierta en estructural, por lo que es necesario dar facilidades y ayudas directas a los concesionarios, para que puedan seguir invirtiendo en el futuro.

Por tanto, desde la Federación Regional se pide no perder el tiempo y atajar retos a corto y largo plazo, siendo la actuación del Gobierno esencial en dicho objetivo, debiendo fomentar reformas estratégicas y activar la financiación procedente del Plan de Impulso de la Cadena de Valor de la Industria de la Automoción, así como la derivada de los Fondos Europeos Next Generation.